Un viaje de 13 años…

13 años han transcurrido desde los primeros artículos en pmoroni.it.
Más de 500.000 personas en todo el mundo han visitado el sitio, dejando comentarios, ayudando a los demás con información interesante sobre viajes y proyectos de bioingeniería, open source y sociales.
Este es el poder de la utilización de Internet en la forma positiva.
Nuestra misión es continuar en este viaje con todos ustedes.
Un gran, gran agradecimiento!

Un viaje de 10 años…

10 años han transcurrido desde los primeros artículos en pmoroni.it.
Más de 350.000 personas en todo el mundo han visitado el sitio, dejando comentarios, ayudando a los demás con información interesante sobre viajes y proyectos de bioingeniería, open source y sociales.
Este es el poder de la utilización de Internet en la forma positiva.
Nuestra misión es continuar en este viaje con todos ustedes.
Un gran, gran agradecimiento!

Un año de viaje nómada

Hace un año empezaba la aventura de este blog… un mosaico de emociones en el corazón mas profundo del continente americano. Hemos interiorizado un mundo mágico, a veces tan visceral de parecernos demasiado duro. Desde Estados Unidos, cuña pensante y contradictoria del mundo moderno, hemos aprendido a poner de un lado los prejuicios y sustituirlos con mucha curiosidad. El México nos ha donado la felicidad del viaje, los espacios inmensos y la belleza de la natura, pero también la inestancable resistencia de un pueblo seducido y luego abandonado. Guatemala, estupendo y conmovedor, terreno fértil del mundo Maya, la búsqueda de un futuro mejor, a la cual nos unimos a través de nuestra cooperación como voluntarios. Colombia, un país ilimitado y magnifico, tanto salvaje de esconderse a cualquiera mirada; la sorpresa de un fermento electrizador. El Ecuador, un condensado de latinoamerica, una natura exuberante y un pueblo acogedor: el encuentro con la selva amazónica y sus gentes, la eterna lucha contra la explotación sin reglas de los recursos naturales. El Perú con sus bellezas arqueológicas, en la desconocida región andina septentrional; el espectáculo de la “Suiza Peruana”, Huaraz y la Cordillera Blanca. Ahora que nos quedamos dormidos encima del ultimo día, nos sonríe un mosaico de caras y miradas, la importancia que tuvieron y tendrán en nuestra vida, la promesa de encontrarnos de nuevo, un día…

Mosaico de un viaje nómada: de Estados Unidos a Perú, México Guatemala Colombia Ecuador

Un amanecer en Huaraz

Un amanecer en Huaraz vale el espectáculo de 30 cumbres nevadas ruborizarse, en el rosa transportado por el viento gélido. Un amanecer en Huaraz vale la sonrisa de una señora temblorosa, gritando “¡Tamales!”. Un amanecer en Huaraz te asombra hasta hacerte chillar que has conquistado el techo del mundo, o quizás solo la meta de un largo camino. Un amanecer en Huaraz te quita el respiro, para llevarte donde solo los cóndores andinos se atreven. Un amanecer en Huaraz vale 10 meses de viaje nómada y tantas aventuras, es la alegría del tiempo y el entusiasmo de descubrir siempre nuevos horizontes. Ahora el día con sus colores, el mercado campesino y las mujeres bromear, las tímidas sonrisas de los niños, una cabalgata o una larga caminata hacia las lagunas de esmeralda (Llanganuco y Churup)… y tantas pequeñas historias para recordar.

Cordillera Blanca de Huaraz foto panorámica Huascarán Alpamayo Perú

Cañón del Pato, hacia Huaraz

Es temprano en la mañana cuando el desierto de la cuesta peruana, siniestramente desnudo, se deja despertar de los primeros rayos del sol, que juegan con la niebla. En la mente Trujillo y las ruinas Moche de Chan Chan, una noche interminable al terminal de los autobuses “America Express”. El sueño desaparece acompañado por el olor de hierro y pescado del puerto de Chimbote, un lugar de frontera y quizás hasta pintoresco. Escogemos el camino mas espectacular para regresar a los Andes, recorriendo el Cañón del Pato. El autobús sube penosamente la cuesta sin asfaltar, numerosos puentes inestables retrasan el camino. El abismo bajo nuestros pies crece constantemente, el río rumorea en el valle. Un sistema de estrechos túneles nos hace esperar mucho cuando cruzamos otros coches y camiones pero, horas de viaje después, finalmente el horizonte se abre hacia la Cordillera Blanca, uno de los lugares mas lindos del mundo, con sus muchísimos nevados y picos andinos (Huascarán, Alpamayo, Huandoy, todos arriba de los 6000 metros). A lo largo del Callejón de Huaylas, desde Caraz, Yungay y Huaraz, podemos aprovechar de un paisaje que nos quita el respiro…

Huascarán nevado de Yungay Huaraz Perú Cañón del Pato

Catarata de Gocta

La tercera catarata mas alta del mundo, segunda solo al Salto Ángel en Venezuela (972 metros) y a las cataratas Tugela (Sudáfrica, 948 metros). Considerando los dos saltos alcanza los 779 metros, un verdadero espectáculo… Para llegar a verla, un fatigoso pero interesante camino por lo poco que queda de la maravillosa selva de montaña peruana.

Catarata de Gocta mas alta cascada del mundo Sur América Perú

Kuelap y Chachapoyas

Los Chachapoya fueron una de las culturas pre-incaicas mas misteriosas y independientes. Sus tierras fueron los aislados y severos valles en los alrededores de Chachapoyas, capital del departamento Amazonas. Iquitos es una lejana luz amazónica desde esos lugares, pero los inmensos ríos nos indican la dirección hacia la Amazonia. Los Chachapoya supieron adaptarse a un ambiente hostil, construyendo ciudades fortificadas (Kuelap) y necropólis de sarcófagos posicionadas en las laderas de las montañas (Karajia). Las numerosas momias que en los últimos años fueron descubiertas, considerado el creciente interés por esa civilización, nos cuentas la historia de un pueblo de guerreros (“Guerreros de las Nubes”), expertos agricultores y arquitectos. Kuelap, la ciudadela fortificada de los Chachapoya, es un ejemplo de su artesanía, segunda solo a Machu Picchu por grandeza, pero todavía casi desconocida. Kuelap fue erigida en el 700 d.C, sobre un precipicio a 3000 metros de altitud y conserva en toda su belleza la muralla defensiva, larga decenas de metros y alta hasta los 20 metros. Manuél nos guía en el mundo Chachapoya y sus casas a planta circular, los techos de paja y en forma de cuña. Complejos rituales y ceremonias, a través del sacrificio de animales (llamas), veneraban la figura del dios Sol.

Kuelap ciudadela fortificada Chachapoya civilización pre-colombina Perú América del Sur

Tungurahua, bloqueos y Ingapirca

Recorriendo una carretera sin asfaltar y sinuosa, regresamos al altiplano andino; y las emociones no tardan en llegar. Asistimos desde lejos a la erupción explosiva del volcán Tungurahua, solo pocas semanas después de nuestra estancia en Baños (bajo el cráter del volcán). Somos participes de un bloqueo en verdadero estilo latinoamericano y por algunas horas nos unimos a la gente de un pequeño pueblo y sus reivindicaciones. Luego de quedarnos unos días en Riobamba, pomposamente definida “Sultán de los Andes”, nos dirigimos a Cañar. Desde ahí, un viejo autobús nos lleva hasta las ruinas Inca de Ingapirca. Mas allá del interés histórico, descubrimos un lugar encantador, donde la gente parece muy acogedora y sencilla, donde finalmente podemos acariciar los llamas, los camélidos andinos, que descansan distraídos en los pastos en cerca del sitio arqueológico.

Ingapirca sitio arqueológico largo camino latinoamericano Inca Ecuador

Comunidad indígena de la Amazonia

Sinchi Sacha significa “selva poderosa” en el idioma indígena Kichwa. Carlito, nuestra joven guía, conoce cada centímetro cuadrado de su mundo, la selva; golpeando enérgicamente con su machete abre un camino que recuerda de memoria, sigue las “vías de los cantos” dejadas por sus antepasados. Mientras escuchamos fascinados la lección sobre los animales, los arboles, las hierbas medicinales, cruzamos ríos de agua cristalina, bosques de lianas, mariposarios (piedras húmedas donde descansan las mariposas tropicales) y llegamos a fabulosas cascadas rodeadas por la jungla mas exuberante. Después de muchas horas de camino estamos totalmente desorientados: los intensos colores de las flores, las infinitas tonalidades de verde, los aullidos de los animales, el sonido de la lluvia que cae sobre las hojas en su desesperada búsqueda de la madre tierra, el olor de la humedad que cada paso se hace mas profundo y salvaje… una explosión de emociones que toman forma y se disuelven en la paleta de un pintor, en la sinfonía de un único artista: la natura en toda su poderosa creatividad.

Cascada en la Amazonia, selva amazónica agua cristalina paraíso ecoturismo Tena Ecuador