Volcán Cotopaxi despierta después de casi 100 años

El volcán Cotopaxi se despierta después de casi 100 años, y después de un período de actividad sísmica continua en sus laderas, entró en erupción el 15 de agosto de 2015 con un penacho de ceniza y gas alto 5 kilometros. El Cotopaxi es un volcán de la cinta andina o anillo de fuego del pacífico, es 5897 metros de altura y queda a unos 50 kilómetros de Quito, la capital de Ecuador.

Nevado del Cotopaxi

Baños y Aguas Calientes

Baños es un pueblo que surge en un pañuelo de tierra casi llano, donde los valles andinos empiezan su increíble descenso hacia la cuenca del Río Amazonas… ahí llegamos dejando la carretera panamericana en cerca de Ambato, ciudad donde se festeja uno de los carnavales mas coloridos de toda América Latina (“fiestas de las flores y las frutas”). En este valle de clima subtropical se encuentran todas las fuerzas de la naturaleza: el magnifico volcán Tungurahua que domina el pueblo con su forma perfectamente cónica y actualmente está eructando, los frecuentes terremotos, algunas impresionantes cataratas y las nubes que continuamente se adensan bajo las cumbres andinas. Con razón, los habitantes de Baños nos cuentan, con énfasis, cuando parte del pueblo fue destruido durante la ultima erupción del volcán Tungurahua (agosto 2006). Sin embargo, aquí llegan muchos turistas ecuatorianos, atraídos por las aguas calientes, que el Tungurahua hace saludables añadiendo minerales como hierro y azufre. Muy característica del lugar es también la producción de la melcocha, el dulce mas típico de Ecuador, hecho desde la caña de azúcar, que aquí crece abundante. Recordaremos Baños como un lugar acogedor y tranquilo, perfecto descanso en el vertiginoso descenso hacia la Amazonia.

Aguas Calientes Baños Andes Ecuador trekking excursiones andinismo Tungurahua volcán

Parque Nacional Cotopaxi

Por suerte, exactamente en frente al puente que es la puerta de entrada al pueblo de Latacunga, un joven nos anima a subir a su pequeño micro. Es temprano en la mañana, empieza entonces nuestro viaje hacia el cráter nevado y perfectamente cónico del volcán Cotopaxi. La carretera sube inexorablemente: tres mil, cuatro mil, cinco mil metros, el paisaje es de los que te dejan sin aliento. El silencio es dueño de estas tierras ventosas, poblada por los animales que mejor supieron adaptarse al difícil clima andino (alpaca, cóndor, puma, caballos salvajes y otros pequeños). Así soñamos de subir hasta la cumbre del Cotopaxi para dominar un horizonte sin limites, pero escalar el volcán activo mas alto del mundo no es una aventura que se pueda organizar en cinco minutos… algunos caballos, orgullosos de su libertad, nos siguen sospechosos mientras caminamos alrededor de la laguna Limpiopungo. Tres impresionantes cóndores de los Andes acarician la cumbre perdida en las nubes del volcán Rumiñahui, siguiendo un sol caliente y luminoso (de verdad el dios Inti en la cultura incaica) que sin éxito busca un espacio en el manto neblinoso. nómada

Cuando regresamos, hacemos una parada en el pueblo de Saquisili, lugar donde cada jueves hay uno de los mercados indígenas mas colorados del Ecuador.

Nevado del Cotopaxi volcán Parque nacional alpinismo andinismo Andes Ecuador

Cordillera andina, el desierto y telescopios

Más allá del valle de Azapa se extiende infinita la sierra andina, donde el desierto se convierte en una librea roja espectacular. Es como aterrizar sobre Marte. A bordo de un Chevrolet años cincuenta, seguimos una pista débil en esta tierra inhóspita en la dirección de Putre, la ciudad que sirve como punto de partida para las visitas al Parque Nacional Lauca y el ascenso al volcán Taapaca. En esta parte del altiplano, la naturaleza muestra todo su esplendor y dureza. Grupos dispersos de vicuñas escapa saltando tan pronto como se oye el ruido del coche que se acerca. El viento azota los rostros de los indígenas que, consumidos por el sol y la altitud, están cubiertos en un último intento de defensa. El vínculo entre la tierra y el cielo siempre ha sido parte de la cosmogonía de los pueblos andinos, inevitable la atracción por estas montañas y la altitud del altiplano que se ha creado en las civilizaciones que vivieron en estos lugares.Todavía existe este anhelo de infinito que está bien representado por la presencia en el altiplano andino de varios centros de investigación gracias a grandes telescopios para la observación del espacio y los cuerpos celestes. Ejemplos de ello son el observatorio Panaral, Cerro Pachón y el observatorio Las Campanans observatorio. En años excepcionales, las lluvias raras vuelven a las tierras del árido desierto de Atacama, causando una explosión de la naturaleza y la aparición en unas pocas horas de áreas verdes y flores de colores brillantes, de los cuales muchos insectos hacen fiesta insaciables. Ellos saben perfectamente que el desierto deja muy poco tiempo para la abundancia.

Desierto Atacama Chile