Hacia Ecuador, adios Colombia

Profundos cañones escavan heridas incurables en la dorsal andina y señalan la frontera entre Colombia y Ecuador: llegamos a Ipiales siguiendo la carretera Panamericana de Popayan hacia Pasto. Saludamos entonces la Colombia, un país grande y maravillosamente salvaje, triste y loco, feliz y ladrón… la Colombia, un corazón latinoamericano que quizás exporta un poco de miedo y que, desgraciadamente, mas de cualquier otro estado andino, casi supo destruir su mas precioso tesoro, la sabiduría de los pueblos indígenas, asfixiando sus culturas en una lógica de inútil oposición. La Colombia que condensa toda su seductora fascinación en la novela Cien Años de Soledad, nacida del genio colombiano, Gabriél García Marquéz.

“Bienvenidos al Ecuador”, nos advierte el enorme cartel: otro desafío y muchos proyectos para realizar, el sueño cada vez mas cercano de descubrir la Amazonia. Tantos meses viajando y llegamos a la mitad del mundo: un pie al norte y uno al sur, o viceversa, divididos por la linea del ecuador.

Páramo significa ecosistema andino de altura

Cultura precolombina de San Agustin

Desde Tierradentro la carretera sin asfaltar nos lleva por valles andinas impresionantes, hacia el pueblo de La Plata. El calor sube, cuando cruzamos el confín del departamento de Huila: después de Garzón y Pitalito, dos polvorientas ciudades, llegamos a San Agustín, la “capital arqueológica” de Colombia. Esto debido a las huellas dejadas por una civilización precolombina casi desconocida, que muestra una clara continuidad con las culturas incaicas y pre-incaicas de Ecuador y Perú. Las estatuas monolíticas narran la historia de una población que subió la influencia cultural del mundo andino y el fascino de la exuberante natura amazónica, considerando la estratégica posición geográfica de San Agustín. Aquí, el medio de transporte mas utilizado sigue siendo el caballo, mientras las típicas chivas colombianas trasportan mercancías y campesinos en numero inimaginable, durante los días de mercado.

El viaje de vuelta a Popayan es un emocionante recorrido en camioneta, a lo largo de verdes pastos, páramo y bosques, pasando al lado de cansados volcanes y respirando kilos de polvo… soñamos una ducha, pero percibimos el gran privilegio de visitar lugares tan maravillosos y remotos.

Estatuas y esculturas de San Agustín monolito precolombino parque arqueológico Colombia

Parque Arqueológico de Tierradentro

El sitio arqueológico de Tierradentro, localizado en el departamento del Cauca, municipios de Belalcázar e Inzá, es una obra de arte imponente y misteriosa, fruto de una civilización desconocida pero refinada. Ubicados en los altos de Segovia, El Duende, El Tablòn, Alto de San Andres y El Aguacate, los hipogeos de Tierradentro son tumbas subterráneas monumentales que sorprenden por su diseño arquitectónico. Alcanzan una profundidad hasta de 9 metros y están conformados por un pozo de descenso con ingeniosas escaleras que sirven de acceso a la cámara funeraria. Una escalera de caracol, construida utilizando lastras de piedra volcánica, conduce a la puerta de entrada, la cámara tiene generalmente nichos laterales y pilastras y en los hipogeos más grandes se observan dos o tres columnas. Las paredes fueron decoradas con diseños geométricos, antropomorfos y zoomorfos, en colores rojo y negro sobre blanco (vida y muerte respectivamente). Lastima que no se encontró casi nada en las tumbas precolombinas cuando fueron descubiertas, debido a la actividad de los guaqueros, pero lo que queda nos da una idea muy clara de lo que fueron estas obras arquitectónicas, capaces de resistir a los tremendos terremotos que afectaron periódicamente la región de Tierradentro.

Un amigo, ademas de muchas fotos lindas, dejó un recuerdo de nuestras noches en San Andrés de Pisimbalá, al siguiente enlace: www.flickr.com/photos/mariusencolombia.

Hipogeos de Tierradentro tumbas precolombinas Colombia Sur América

Valle del Cauca, hacia Tierradentro

En una jornada de viaje con buses y camionetas recorremos el húmedo y caliente Valle del Cauca, desde Armenia (eje cafetero) a Popayan, pasando por la vivaz ciudad de Cali. Nuestra meta es la región de Tierradentro, un aislado sitio arqueológico, totalmente desconocido al turismo de masa por problemas de seguridad, pero particularmente interesante por la presencia de cámaras funerarias subterráneas, ejemplo único de arte pre-colombina (V-VII siglo DC). El pueblo de San Andres Pisimbalà es un lugar hermoso, donde la gente, del pueblo indígena Paèz, nos parece extremamente acogedora. Recuerda las comunidades de Chiapas y Guatemala, donde hemos vivido experiencias inolvidables. Para llegar a Tierradentro se necesita una jornada de viaje por caminos sin pavimentar, pero por ese mismo motivo la región conserva su autentica belleza. Aquí la naturaleza muestra sí misma selvática y dura, dejando poquísimas satisfacciones a los campesinos, aunque la tranquilidad sea en todos los lados. Nos quedamos en la casa de doña Marta, una emprendedora abuelita que ama deliciarnos con las mejores arepas de Colombia.

Iglesia de San Andres Pisimbalà Tierradentro Colombia Cauca Valle

Salento y Valle de Cocora

Subiendo hacia los picos del Nevado Ruiz descubrimos el pueblito de Salento, una isla de tranquilidad en el medio de la maravillosa región de cultivo del café (eje cafetero). Un pueblo perdido en el pasado y dominado por los ritmos de la naturaleza, que aquí muestra toda su magnificencia y belleza. En dirección de los nevados andinos se extiende el Valle de Cocora, un lugar parecido a los Alpes, donde crecen numerosas las palmas de cera del Quindio, una especie en vía de extinción, con ejemplares que pueden alcanzar los 52 metros de altura, y hasta 200 años de vida. Inmersos en la jungla de montaña, encontramos el lugar perfecto para dedicarnos totalmente a excursiones a pié, en bicicleta de montaña o a caballo.

Valle de Cocora: palmas de cera región del café Salento Colombia

Armenia, una sonrisa melancólica

Armenia (Departamento del Quindio, Región Cafetera de Colombia) es una de las ciudades mas desoladas que visitamos durante nuestro viaje: en los edificios grises y en las miradas de la gente, que curiosamente se parece de origen eslava, se esconde un rincón de los países balcánicos (Balcánes). Por la tarde, el centro de Armenia se anima de amigos de la calle, todos con su “historia equivocada” para contar. Nos perdimos en los silencios de Rosalba, una joven mujer de Cali con tres hijos, dos recién nacidos y el ultimo todavía en su útero, el marido en la cárcel y un océano de soledad pesado como una cruz, una sombra de su melancólica mirada. Nos regala todo lo que tiene, una sonrisa y dos hermosas pulseras, como corresponder?

Palmas de cera Colombia Armenia Quindio América Latina Valle de Cocora

Medellin, Botero y Pablo Escobar

Medellin es la ciudad de las primacías socio-económicas colombianas, surgida de la nada y crecida bajo la protección del narcotráfico. La utopía de Pablo Escobar: un centro moderno y eficiente, rodeado por un maravilloso y verde valle, donde los Andes empiezan a hacerse verdaderamente montañas. Medellin y los rascacielos, la metropolitana, los barrios y las favelas, donde para los jóvenes no existe un futuro y la única esperanza que queda es bufar pegamento. Medellin y la prórroga de nuestro permiso de permanencia en Colombia, una odisea burocrática. Medellin y el retrato que dibuja su amado pintor, Fernando Botero, una sociedad colorada y excéntrica, animada de personajes sensualmente voluptuosos, opulentos. Los años ’50, el auge de las flores y los burdeles (www.museodeantioquia.co).

Medellin Fernando Botero Pablo Escobar Colombia América Latina viajes fotos imágenes blog

Alma Afro-colombiana

Alma afro-caribeña, lejana y marginada, que se deja seducir solo mas allá del confín del mundo. En la tierra de nadie, donde cada hombre es dueño únicamente de su propria vida… la franja de tierra que se extiende de Cartagena hacia Playa Blanca y las Islas del Rosario, es un polvoriento fogón de matorrales y vidas malditas, donde la totalidad de la población es de origen africana y sobrevive de expedientes en el calor tórrido. Los pocos viajeros que cruzan esta frontera sin leyes se trasforman en victimas y culpables de un sistema cruel, dinero y poder. “Cuando a nosotros dejaron este desierto de vacas esqueléticas y pútridos charcos”. Después del polvo aparecen las niñas bailarinas, un ritmo africano frenético y resonante, una cumbia o un makulele, una danza hábil y encantadora, gallardamente enseñada delante de un cartel que dice: “Prohibido dejar la limosna a las bailarinas que encantan a los turistas”.

Alma afro-colombiana afroamericana baile Caribe Playa Blanca Cartagena Colombia América Latina imágenes fotos de viajes blog

Viajar de Panamá a Colombia

El pasaje entre América Central y América del Sur representa un reto que muchos viajeros enfrentan a lo largo de sus aventuras por el continente americano. La Carretera Panamericana se interrumpe en la región de jungla y pantanos denominada Darien Gap, haciendo imposibles las conexiones por tierra entre Panamá y Colombia. Gracias a las experiencias de otros viajeros hemos sumado algunas informaciones, que publicamos con la esperanza que sean de ayuda a muchos en el futuro. Las opciones para cruzar el Tapón del Darién, eliminado el demasiado peligroso pasaje por tierra (en la región colombiana del Chocó son activos grupos de guerrilleros y paramilitares) resultan sustancialmente tres:

  • velero o barco de Cartagena (Colombia) directamente en territorio panameño, pasando por las Islas de San Blas (precio: mas o menos 250$)
  • avión entre Ciudad de Panamá y Bogotà, Medellin o Cartagena (precio: variable con la temporada, 150-300$)
  • autobús de Medellin o Cartagena a Turbo (23$), viajando por la noche para llegar a Turbo la mañana siguiente y coger una lancha hasta Capurganá (20$, 2 horas), donde hay alojamientos baratos y el Caribe es maravilloso. De Capurganá se puede coger una otra lancha hasta Puerto Obaldía (10$, 40 minutos), pueblo que ya queda en territorio panameño y donde se pueden regularizar los documentos de inmigración. Desde Puerto Obaldía hay dos vuelos a la semana por Ciudad de Panamá (57$).

Bailes afro caribeños afroamericanos cumbia Cartagena de Indias Colombia fotos de viajes blog América Latina

Cartagena de Indias, Colombia

Barranquilla es un caótico puerto industrial, conocido en Colombia como el lugar del carnaval mas loco del país y por supuesto, como la ciudad donde la famosa cantante Shakira nació. En pocas horas de viaje llegamos a Cartagena, una de las ciudades históricas mas lindas de América… de hecho el centro de la ciudadela, rodeado por las antiguas murallas españolas, es un museo a cielo abierto. Estando encerrada entre las murallas, la ciudad debió limitar sus espacios. Todo esto se reflejó en la construcción de estrechas callejuelas y plazoletas rodeadas de pintorescas casonas, con bellas portadas, altos ventanales y preciosos balcones. Por otro lado, tomando en cuenta las condiciones climáticas de Cartagena, típicas para la bahía, los artesanos tuvieron que adaptar los materiales adecuados para esta ciudad. Es por esta razón que en la arquitectura colonial de Cartagena resaltan las rejas de las ventanas y de los balcones que no son de hierro, debido al ambiente excesivamente salino y húmedo. Los enrejados de Cartagena constituyen una obra del arte y están elaborados de madera, ricamente adornados por buganvilias de todos los colores.

Pero apenas afuera de la muralla, emerge melancólico el triste y abandonado espíritu de las ciudades portuarias, especialmente las caribeñas. Alojados en el barrio proféticamente bíblico de Getsemani, percibimos la sensación de vivir en un mundo subterráneo, seguramente olvidado, pero igualmente autentico. Aquí el alma negra externa su lamento sofocado…

Cartagena de Indias balcones típicos coloniales Caribe Colombia fotos de viaje América Latina blog