Tinghir y Bereberes

Por la noche, después de dejar las mochilas en Tombouctu hotel, empezamos a girar el zoco. Como suele ocurrir, de pronto encontramos a un amigo, Nazihr: un tipo muy agradable, que nos dice todo acerca de Tinghir y el origen de sus pueblos, los bereberes nómadas. Al día siguiente, vamos con él al Barranco del Todra, una formación de roca maciza, de hasta 350 metros de altura, de la cual fluyen numerosos manantiales de agua clara, alimentando la palma de Tinghir.
Más allá del barranco, nos trepamos por una empinada senda, que sigue las laderas de las montañas áridas, al pie del Atlas hacia el desierto… Nazihr nos guía donde podemos disfrutar de unas impresionantes vistas sobre el valle del Dades. Un poco más allá, encontramos un campamento de nómadas bereberes: las personas aún viven en carpas simples para protegerse del sol durante el día y en cuevas naturales en la noche para protegerse del frío. La señora, que confirma la hospitalidad de la gente, nos prepara un té de tomillo, mientras que los niños Lazhen y Youssef jugan con nosotros y las cabras; la abuela distante y su hija mayor, soltera todavía, nos muestran tímidamente la alfombra que están tejiendo en preparación para el matrimonio.
Viene la noche y caminamos a la sombra de la antigua medina de Tinghir, hay fantasmas de un mundo distante y abandonado, hombres, mujeres y niños bereberes que han abandonado la dura vida de las montañas, para desaparecer en el caos de la ciudad. Sus espíritus vagan aún, desesperados en la memoria de una vida nómada.

Tinghir y Barranco del Todra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *