Sahara y Atlas, hacia el norte

Desde Merzouga, Nazihr y su primo nos dan un pasaje de vuelta a Erfoud, donde tomamos un taxi hasta Errachidia, estamos en plena hamada (desierto pedregoso), a menudo interrumpido por hermosas palmeras… el calor es seco y envolvente. Una vez en Errachidia, descubrimos que el autobús hacia nuestro destino final viaja en la noche; entonces decidimos alquilar una habitación y descansar por unas horas. Por la noche, cuando caminamos hacia la estación, conocemos a un agradable hombre marroquí que vive en España, cenamos con él. Cae la noche y nuestro bus parte, en dirección de Oujda y del Mar Mediterráneo. Al amanecer, vemos un nuevo paisaje, las verdes colinas de oro cubiertas de campos de grano y forraje.

Tinghir y Bereberes

Por la noche, después de dejar las mochilas en Tombouctu hotel, empezamos a girar el zoco. Como suele ocurrir, de pronto encontramos a un amigo, Nazihr: un tipo muy agradable, que nos dice todo acerca de Tinghir y el origen de sus pueblos, los bereberes nómadas. Al día siguiente, vamos con él al Barranco del Todra, una formación de roca maciza, de hasta 350 metros de altura, de la cual fluyen numerosos manantiales de agua clara, alimentando la palma de Tinghir.
Más allá del barranco, nos trepamos por una empinada senda, que sigue las laderas de las montañas áridas, al pie del Atlas hacia el desierto… Nazihr nos guía donde podemos disfrutar de unas impresionantes vistas sobre el valle del Dades. Un poco más allá, encontramos un campamento de nómadas bereberes: las personas aún viven en carpas simples para protegerse del sol durante el día y en cuevas naturales en la noche para protegerse del frío. La señora, que confirma la hospitalidad de la gente, nos prepara un té de tomillo, mientras que los niños Lazhen y Youssef jugan con nosotros y las cabras; la abuela distante y su hija mayor, soltera todavía, nos muestran tímidamente la alfombra que están tejiendo en preparación para el matrimonio.
Viene la noche y caminamos a la sombra de la antigua medina de Tinghir, hay fantasmas de un mundo distante y abandonado, hombres, mujeres y niños bereberes que han abandonado la dura vida de las montañas, para desaparecer en el caos de la ciudad. Sus espíritus vagan aún, desesperados en la memoria de una vida nómada.

Tinghir y Barranco del Todra

Ouarzazate y Casbah de Telouet

La noche estrellada, seguida por una multitud de almas que buscan paz a los margenes de las calles polvorientas,se rinde finalmente a un amanecer cálido y trémulo. Seguimos de nuevo las laderas del Atlas, en dirección de Marrakech, pero justo antes del paso Tizi’n Tichka volteamos a la derecha, a lo largo de un pequeño sendero de polvo: es el antiguo camino de la sal, donde pasaron las caravanas hacia Marrakech, o hacia el misterio de Timbuctu.
Las caras sonrientes y cansadas de los campesinos, seguido por el juguetón grito de los niños, nos cuenta de un mundo que fluye con los antiguos ritmos de las estaciones, sin preocupaciones, pero siempre en equilibrio entre la simplicidad y las privaciones. El lugar es hermoso, los colores son cálidos y los trazos ligeros como una pintura impresionista. Estamos fascinados. Al final de nuestro viaje, llegamos finalmente a Telouet, pueblo de origen del Glaoui y hogar de una mina de sal. Visitamos la Casbah, que inmediatamente apodamos “la cigüeña”, acompañados por la guía Mohammed; luego descansamos en el cercano restaurante, donde podemos disfrutar de los intensos sabores de la comida bereber y disfrutar de un paisaje bucólico.

De repente suena el teléfono. Estamos haciendo el almuerzo con Lahcen, a base de té verde y pistacho, nos habla de su aspiración de viajar por el mundo y conocer gente lejana, pensamos a la curiosidad de estas personas y cuanto esto nos une, haciendo nuestros debates cada vez más emocionante y apasionadamente.
En el otro lado del receptor un ansioso Brahim, que mientras tanto se ha ido por la familia a Zagora, un par de horas en autobús desde Ouarzazate. Su voz distante: “Salam amigo, tenemos un problema … tu y la chica tenéis que dejar la casa de inmediato, debido a mi primo que llega y si ve ella, saca un gran lío.” Un momento de silencio, creo que el privilegio y las emociones que hemos vivido en los dos días que pasamos juntos son el mejor regalo que podían hacernos, entonces les decimos gracias a todos, recogemos nuestras cosas, y estamos listos a ir.
Marruecos de un millar de contrastes y contradicciones, son las 10 de la noche y tenemos que encontrar un hotel para pasar la noche. Una noche más en Ouarzazate.

Sugerencia de viaje: relajarse en la terraza del restaurante Lion d’Or en Telouet, saboreando la cocina bereber (tagine, cous cous).

Tizin Tichka, Atlas

Tizi’n Tichka hacia Ourzazate

Caminamos hacia la Gare routière, y participamos en la confusión pre-salida . Tan pronto como cruzamos el umbral de la estación, un enjambre de hombres jóvenes con chaquetas de cuero, mendigos, niños descalzos y viajeros de presunto largo tiempo nos rodea. El grito es siempre más animado y juguetón, poco después los nervios suben, indicando una cierta insatisfacción por la negociación. En unos segundos, tras lo cual pronunciamos la palabra mágica (Ouarzazate), nos encontramos empujados suavemente hacia un autobús desvencijado, ataviado con una multitud de cintas y lentejuelas de color oro y rojo. Nos sentimos en el hogar. Ahora comienza la negociación por el precio y los mejores asientos. 30, 25, 20, el precio baja y bajan las reivindicaciones: asientos de atrás y asientos tapizados en polvoriento pelo de oveja.

Caminamos hacia la estación de autobuses, y somos inevitablemente implicados en la prisa previa a la salida… al final, el autobús sale, hacia el desierto, pero ahora debemos enfrentar el Atlas: densos bosques de pinos, extensos cultivos de trigo dorado y tranquilas aldeas bereberes, una breve parada en Taddert para el almuerzo. Superamos el Tizi’n Tichka (2500 metros de altitud), que en idioma tamazight significa “paso de las pasturas”. El aire caliente y seco anuncia el desierto, el Sahara. En el viaje, conocemos a Brahim, un simpático marroquí que trabaja en Bergamo, con el hacemos los primeros pasos en el Marruecos más auténtico. Él nos invita a la casa de su primo cuando llegamos a Ouarzazate, nos habla y nos da algo de comer, entendemos que hay mucho que compartir y la posibilidad de establecer una relación verdaderamente agradable. Pasamos un hermoso día con Brahim y los tres hermanos (Lahcen es el único que entiende Inglés), es una lástima que no hablamos muy bien francés, pero podemos entender unos a otros con el español y tratamos de aprender las primeras palabras en árabe (Shukran, naan/la, inshallah, salam/salem). Nuestros nuevos amigos siguen ofreciéndonos su hospitalidad, en forma de té con menta, agradables charlas y deliciosos bocadillos. Entendemos que la mutua curiosidad no siempre es suficiente para frenar el “muro” cultural que nos separa: no podemos combinar nuestro relativismo con su forma de pensar ligada a la cultura musulmana. Incluso de niños, las vidas de hombres y mujeres están separadas. Para los hombres se da el privilegio de elección, mientras que para las mujeres la suerte siempre estará indeleblemente marcada por las enseñanzas de la madre y los deseos del padre y luego del marido.
Durante la noche, tras haber disfrutado de un delicioso tajine de cordero cocido con nuestros amigos, hacemos una larga caminata hasta la casbah de Taourirt, todos juntos. La luna llena dibuja un sueño, parece animar a la casbah y reanudar los tiempos de su esplendor, cuando fue una de las residencias de Glaoui, el pacha de Marrakech. Ourzazate, que se encuentra donde los valles del Dades y del Draâ se unen, introduce a las primeras vistas del Desierto del Sahara. La ciudad es bastante moderna (fue fundada por los franceses en los años veinte), y sigue siendo un lugar de tránsito a lo largo de las rutas de los comerciantes y turistas que, a partir de Marrakech, se van por las fronteras del desierto de Zagora y Merzouga. El clima es templado por la altitud que supera los 1.100 metros.

Sugerencia de viaje: sentarse en un bar del centro de la ciudad para disfrutar de un té con menta, servido hábilmente de la tetera, a fin de liberar todo su sabor.

Casbah Taourirt, Ouarzazate

Marrakech, ciudad imperial

Marrakech es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos y su Suq, que se extiende en el corazón de la antigua ciudad (Medina), es uno de los más animados en el norte de África. Nombres, banderas o vitrinas no existen. Todo lo que se puede ver, está en venta. En el Suq, el vendedor muestra un comportamiento diferente con cada cliente. Ello se desarrolla alrededor de la plaza Djemaa el Fna, donde los hombres y los artistas se reúnen: músicos, oradores, vendedores de prótesis, dentistas, encantadores de serpientes… Pero Marrakech es inolvidable por sus fragancias, artesanos, tintoreros que lavan las pieles en las piscinas de piedra, herreros y los otros miles de figuras mágicas que pueblan esta ciudad africana y profundamente árabe-magrebí.

La historia de la región alrededor de Marrakech está vinculada a la población bereber. Presentes en el territorio africano desde miles de años, estas personas todavía tienen un origen misterioso, aunque se cree que procedan de Cáucaso. En la época de los Romanos, estos “hombres de la tierra” ya habían establecido el Reino de Mauritania, cuyas fronteras alcanzaron el mar Mediterráneo. Después de la caída del Imperio Romano, comenzaron a crecer, hasta llevar sus guerreros a la conquista de España, con lo que trajeron el Islam a Europa. La ciudad imperial de Marrakech fue fundada en 1062 por el Sultán Ben Youssef Tachfine, que construyó las murallas que rodean la ciudad. Ampliada hasta 19 km durante las dinastías de los Almohades y Saadianos estas murallas varían de rosa a rojo y están interrumpidas por 200 torres cuadradas (borjs) y nueve monumentales puertas. La prosperidad de Marrakech la hizo capital de un imperio que se extendía desde Argelia y el Mediterráneo al Senegal y el océano Atlántico.

Después de 400 años de dinastías bereberes, los descendientes de las tribus indígenas del Atlas (los almorávides, almohades y Merinides, que reinaron hasta 1465), el siglo XVI vio la llegada de los gobernantes árabes. Los Saadianos (1554-1603) unieron Marruecos, mientras que en 1659 llegaron al poder los Aluites (en 1672-1727 reinó el sultán Mulay Ismail), que todavía están al poder. Uno de los más notables monumentos de Marrakech que pertenecen a este período histórico de Marruecos está situado en la casbah (Qasba). Situadas en un pequeño jardín, las tumbas de la dinastía Saadiana (siglo XVI), se encuentran entre los mejores ejemplos de arte islámico, especialmente las elaboradas decoraciones de yeso y los techos de cedro del mausoleo.

Sugerencia de viaje: sentarse en un kiosco en la plaza Djemaa el Fna, disfrutando de la carne, el pescado, el cuscús, las cabezas de cordero, caracoles o brochetas, cada noche desde las 6 de la tarde.

Babouche, Suq de Marrakech