Donde empieza el desierto de atacama

El paisaje, un par de horas al norte de Santiago, poco a poco comienza a marchitarse. Estos son los primeros signos del desierto de Atacama, que se encuentra en el norte de Chile. Chañaral es una ciudad en la costa del Pacífico, donde la frontera entre el mar y el desierto comienza a ser incontenible. Don Hugo era un hombre incansable del mar, que en su madurez ha inventado una forma innovadora para sobrevivir y al mismo tiempo dar empleo a muchos de sus conciudadanos, sólo aprovechando de las especiales condiciones climáticas de la costa chilena. De hecho, en Chañaral la sequía comienza a ser un problema, pero la diferencia de temperaturas entre el día y la noche, la proximidad al mar y la conformación de la zona montañosa, asegúran que todas las mañanas sobre la ciudad pasa una gruesa capa de niebla húmeda. Don Hugo ha inventado un sistema de hojas que atrapan la humedad y provocan que se condense en el agua. Un ingenioso sistema de recogida, canalización y despresurización del líquido hacen posible transportar el agua 800 metros por debajo, donde hay algunas casas y plantaciones. Cada día, el sistema es capaz de generar alrededor de 5.000 litros de agua potable. En la noche nos dirigimos a Antofagasta, la última ciudad importante antes de entrar en el desierto, y, finalmente, en la región de las minas chilenas. Padre Hurtado, un santo jesuita muy conocido y venerado en Chile, un hombre práctico y cercano a los trabajadores de la tierra y a los mineros chilenos, vela por este mundo submarino.

Chanaral Antofagasta chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *