Porto Alegre, tierra de gauchos

Porto Alegre se confirma como una ciudad bonita y tranquila. Alrededor una gran cantidad de verde y la tierra sin límites de los gauchos, preludio de pampa argentina, donde los vaqueros locales viven de cría y de vida dura, tomando mate y librando un duro desafío con la vida.
El anillo está casi cerrado, sólo falta un toque final, una comprobación final y luego a un nuevo mundo… En este rincón de Suiza todo adquiere los contornos de una contradictoria alegoría: los simpáticos norteños que huyeron del hambre siglos pasados, han colonizado un mundo tan diferente a ellos, pero fueron capaces de darle forma a su antojo. A su propia imagen: el orden, la limpieza, el progreso. Todo ello aderezado con un toque de fantasía verde y oro. Até logo Brasil, muito obrigado!

Florianópolis, isla a un paso del paraíso

Florianópolis, o Floripa para los amigos, es un verdadero paraíso, quizás tan perfecto como para despertar a algunas preguntas. Escribo de una roca al lado de un océano tranquilo y cristalino, casi somnoliento, ante mis ojos una playa de color crema, mucho verde y algunos islotes agradables. Simplemente idílico.
Es una lástima que no puedo tomar fotografías, esto será parte de mis únicos recuerdos, de mis historias.
Ayer por la noche asistí al carnaval en la ciudad de Florianópolis, una mezcla salvaje de todos los tipos imaginables, desde el samba carioca al maracatù pernambucano. No está claro si la mezcla es realmente espontánea o si es el clásico truco servido para los muchos turistas argentinos que pasan sus vacaciones aquí.
Esta es la razón por la que siento cada vez más intenso y invitante el aire de Argentina. Fiesta esta noche y luego Porto Alegre, tierra de gauchos.