Jericoacoara, la más hermosa playa de Brasil

Después de varios días de aventuras y emociones, llego finalmente a Jericoacoara en el estado de Ceará, para verificar si es de hecho la más bella playa de Brasil. Encuentro a un amigo artesano que me acoge en su cabaña con vista al mar y con una hamaca personal… que beleza!
Al día siguiente nos vamos con otros amigos para explorar la zona y descubrir rincones secretos de este vasto ecosistema generado por la acción del viento y del océano, donde las playas blancas de arena se alternan a colinas y árboles de coco.

jericoacoara brasil

Viaje hacia Parnaiba y el grande miedo

Título de la jornada es el grande miedo, porque anoche me pasó un otro de esos eventos que son difíciles de olvidar en la vida.
Profundo maranhão, carretera entre são luis y parnaiba, noche oscura, ningún pueblo, autobús que transporta a una veintena de adultos y algunos niños, sólo un conductor sin asistencia. De repente una curva cerrada, un grupo de hombres que pretenden realizar trabajos de mantenimiento por carretera, el autobús desvía por un camino de tierra, lleno de baches y pronto el conductor se ve obligado a parar.
El silencio, nadie entiende nada, entonces un hombre con pasamontañas obliga al conductor a recogerlo. En su mano tiene una pistola y ordena a todos a bajar: tengo la lucidez para esconder en el lugar más rápido y inteligente que encuentro el dinero y mis documentos, pero la mochila no puedo ocultarla!
Una vez fuera la banda con pasamontañas nos divide, hombres de un lado, mujeres y niños por el otro. Después de una breve inspección, el grupo de mujeres con niños regresa a bordo, se concentran en nosotros.
Comienza un interrogatorio, uno por uno, investigación incluida, contesto en el mejor brasileño de mi vida y los ladrones no se dan cuenta que soy un extranjero, una salvación vista la situación.
Mientras tanto, dos de los ladrones suben a bordo del autobús, y en la confusión comienzan a buscar por todos los lados, amenazando a las mujeres y los niños.
Abajo la situación se deteriora drásticamente, un hombre insulta a uno de los ladrones, escuchamos disparos, gritos y maldiciones, un acalorado intercambio de palabras entre los criminales que ordenan a todos de bajar la cabeza, y finalmente se desvanecen en el bosque. Silencio, muchos están llorando.
Inmediatamente verificamos las condiciones del herido, y luego volvemos en el autobús, tenemos que llegar pronto al primero hospital y a la policía. Veinte minutos después llegamos a Chapadinha, donde comienza una larga noche en el hospital, informando la policía del incidente y apoyando los compañeros de viaje. También encuentro el tiempo para comprobar lo que se han llevado los criminales: en mi caso absolutamente nada excepto 2 bolivianos, el equivalente de unos centavos. Para otros es peor, ayudamos a una señora a la cual roban el equivalente a una pensión.

De São Luis do Maranhão a Barreirinhas in bicicleta

Aventura… De São Luis do Maranhão, con una bicicleta de fortuna he seguido el itinerario hacia la maravillosa region de las lagunas del Lençóis Maranhenses, una region hermosa donde cielo, playas y oceano se unen en un unico abrazo. Llegado a Barreirinhas, desgraciadamente la bicicleta se destruye y tengo que regresar a São Luis do Maranhão gracias a unos pasajes de fortuna y a la ayuda de la gente encontrada por la carretera.
A São Luis encuentro nuevamente los amigos de las ultimas noches, estamos activos en la preparación del carnaval, conocimos la ciudad en todos sus secretos y pequeños, estupendos detalles.

são luis do maranhão barreirinhas lençóis maranhenses brasil

São luis do Maranhão y Alcantara

Un viaje interminable ayuda a forjar relaciones profundas con los compañeros de viaje. Brasil es un país afable y soleado, femenino y sensual… por su inmensidad te enseña que nacer es lo más difícil para cada ser vivente, pero una vez abiertos los ojos no hay nada imposible. De los más bellos sueños a las tragedias más desastrosas.
Sao Luis do Maranhão significa amistad, el amor, el descanso, finalmente, mucho descanso. Pero también la música y el carnaval, fiesta y fiesta hasta la mañana siguiente.
Alcantara significa una ciudad construida de los esclavos para los esclavos, donde los “hombres libres” se presentaron solamente en un momento posterior, con su carga de oro, arrogancia perezosa y el Pelourinho, la columna de piedra situada en el centro de la plaza donde los esclavos negros y los rebeldes fueron torturados. Esta triste amurada es ahora el símbolo de una ciudad muerta, silenciosa y lenta, muy melancólica.

são luis do maranhão alcantara azulejos brasil

Recife y colibries

Kilómetros, kilómetros, ¿cuántos kilómetros en este viaje sin fin a lo largo de Brasil? Son muchos y cada uno esconde su historia, su pequeña anécdota para ser recordada. Todo se dirá en la compañía, tomando una cerveza.
Recife es otra grande ciudad, pero a la sombra de sus muchos nuevos y espumosos rascacielos, revela un alma profundamente melancólica, una brisa de mar que se mueve, una tristeza de la que los marineros a veces se esconden, detrás de la manta suave de las nubes. De repente soñando cocoteros, playas doradas y colibríes, incapaces de encontrar descanso entre las flores tropicales multicolores. Las noches se cumplen festivas y agradables, tocando la guitarra, hablando con entusiasmo de las cosas de la vida y bailando el forró… el carnaval que se aproxima.

recife y são luis do maranhão brasil

Salvador de Bahia, alma negra

Salvador de Bahía es una ciudad viva, sensual, envolvente. Respira su propia cadencia, sin vacilación ni timidez, negrisima: una loción alquímico feliz, generada por un pasado turbulento y difícil.
El alma negra de Salvador impregna cada callejón, se asocia con unas sonrisas contagiosas, ojos felices y pelo finamente ondulado, una felicidad ostentada que se mezcla sin pudor a las peores desgracias. Cada mirada recuerda Teresa Batista cansada de guerra, la obra maestra de Jorge Amado, uno de los hijos adoptivos más ilustres de Salvador de Bahía.

salvador de bahia jorge amado brasil

Salvador de Bahia y Itaparica

A menudo el azar juega algunos chistes maravillosos: caminando por el centro de Salvador de Bahía nos reunimos con unos amigos de Corumbá. No habíamos encontrado en Río donde estábamos en la misma playa, pero eso pasa 2.000 kilómetros más al norte.
Por primera vez el sabor de Nordeste, la vasta región de Brasil donde todo se mezcla y cambia cara …
La isla de Itaparica se extiende frente a la Bahía de Todos os Santos. Nos perdemos en largas historias y visitamos el pueblo en la isla, por lo que es muy tarde cuando tratamos de tomar el ferry de vuelta a Salvador. Después de 3 horas de feliz expectación, podemos tomar el último paseo, pero somos muchos en el barco y después de unos metros fallamos y sólo con gran dificultad tomamos el corto trayecto hasta el puerto de Salvador de Bahía… escalofríos. Llega la noche y para celebrar el éxito de nuestra aventura, nos comemos una deliciosa moqueca de peixe, el plato bahiano por excelencia: aceite de palma, cazón, leche de coco, verduras, arroz y farofa. El Nordeste, alma negra, sensualidad, sonrisas, musica y gusto.

salvador de bahia itaparica moqueca brasil

Año Nuevo en Río de Janeiro

Año Nuevo en Río, increíble e inolvidable: un delirio colectivo, una masa de gente nunca vista, que se encuentra en un impresionante escenario, bajo las luces de las legendarias playas de Copacabana e Ipanema, en el fondo el Pan de Azúcar y el Corcovado y especialmente los colores, los sabores, los olores, la música, la samba y las sonrisas. Horas y horas bailando, moviéndose, capturando las actitudes de las personas, respirando sus lágrimas y su alegría, su entusiasmo incontenible. Y entonces los rituales del sincretismo afro-cristiano, el candomblé, la capoeira, el makulelé, iemanjá… un carrusel sin cesar, un vértigo insostenible, un brasil!

Rio de Janeiro brasil

Paraty y Praia do Frade

En Paraty todo el mundo se conoce y la vida es tranquila y divertida. Al atardecer, las personas se reúnen para tomar una cerveza en frente al mar. La vista es inolvidable, como el clima y la atmósfera.
De Paraty a Río de Janeiro se desarrolla la costa verde, una serie interminable de encantadas bahías, morros, islas y ensenadas. Igual a una tarjeta postal es la Praia do Frade (playa del fraile), el prototipo de la playa tropical: densa y verde vegetación incluyendo las inevitables palmas de coco, arena de color amarillo rojizo, torrentes de agua fresca y clara, suaves rocas carioca y un mar caliente, intensamente coloreado de azul verdoso.

Paraty Praia do Frade brasil

Caminando de Lorena a Paraty

Lorena es el centro, el punto de encuentro con viejos amigos y el tiempo desde que el viaje no va a ser más igual a sí mismo, envueltos en un torbellino de acontecimientos extraordinarios. Para empezar una aventura, un largo paseo de 100 kilómetros desde Lorena nos lleva a la costa del Océano Atlántico, en Paraty, en la franja de costa entre San Pablo y Río de Janeiro.
Todo comienza a partir de un duro camino que penetra en el denso bosque tropical de las colinas alrededor de Lorena. Aquí el sendero continúa caminando por el verde de las plantas, los colores brillantes de las flores y las constantes voces de los animales. Superada la cresta que divide el interior de la costa, inicia un largo descenso a Paraty, con la vista que se abre poco a poco a una hermosa bahía, salpicada de numerosas calas y unas vistas impresionantes.
A la última hora de la tarde llegamos a Paraty, una pequeña joya, una especie de Río sin hogar, con los mismos morros con vistas al océano, cascadas, casas blancas y calles estrechas y empedradas.

Paraty brasil