Descontaminar el lago Titicaca

Hace tiempo las aguas del Lago Titicaca se volvieron a verdes y marrones y los peces escasean, todo dedibo principalmente a la contaminación que presenta actualmente producto de las aguas residuales
Según Minagri se impulsarán acciones para descontaminar el lago Titicaca en conjunto entre Perú y Bolivia, con la construcción de plantas de tratamiento en pueblos y ciudades, a fin de evitar que los desagües terminen en el lago Titicaca y río Desaguadero.

Ambos Perú y Bolivia contaminan. La ciudad de Alto La Paz en Bolivia, con una población de un millón 184 mil 942 habitantes es el gran contaminador en la actualidad. Casi la mitad de los desechos de esta ciudad iban a dar directamente al lago, mientras que la otra parte era usada principalmente por la planta de procesamiento de Puchukollo.
La región Puno en Perú, que concentra a sus habitantes en un solo punto, vierte también sus desechos en el lago Titicaca.
Copacabana se ha convertido en uno de los puntos más contaminados junto a Tiquina, y Cohana. Los desechos de su población creciente y la de sus numerosos visitantes van a parar directamente a lago.

Santa Cruz y tren expreso oriental

Después de pasar un largo período en la altitud andina, bajar bruscamente a la cuenca del Amazonas es una emoción, no importa que el clima sea muy cálido y húmedo. Santa Cruz de la Sierra se encuentra en el centro del comercio interno de Bolivia, sino también desde y hacia otros países latinoamericanos vecinos (Brasil, Paraguay, Argentina). No es casualidad que Santa Cruz, sin ser una ciudad con una intensa historia, está ahora a ser la capital económica de Bolivia y el objetivo final de una intensa migración interna, impulsada por la búsqueda de trabajo. Santa Cruz ya es una ciudad de frontera al este, porque el gigante brasileño está cerca y con Paraguay comparte una franja de tierra llamada el Chaco, una especie de sabana latinoamericana, una zona poco poblada y semi-áridas que sólo en la frontera se convierte en el Pantanal, gracias a la afluencia de agua del río Paraguay y sus afluentes.
Esta tierra es atravesada por el tren expreso oriental, un serpiente de acero que conecta todos los días Santa Cruz a Quijarro, último pedazo de tierra boliviana antes de Brasil.

Santa Cruz de la sierra chaco Bolivia

Cochabamba y Villa Tunari

Escuchamos por horas la música que viene de las profundidades de la selva: todo estos cosmos de exuberante vegetación, animales misteriosos y artesanos de la naturaleza respiran al unísono, sin cesar. Al borde de este mundo fabuloso queda Villa Tunari. Cruce entre los andes y la cuenca del amazonas, entre el mundo marrón y el mundo verde. No debe extrañar que en la cultura pan-amazónica el color verde toma tantos matices, que se identifica con muchas diferentes palabras, en las lenguas indígenas. Después del río Chapare, allá donde el progreso caótico lanzó su desafío a la naturaleza, todavía no hay un claro ganador, pero la pérdida de esta gran cantidad de energía, cultura y armonía sería un crimen imperdonable.

Y Cochabamba nos mira con incredulidad, en su eterna primavera por encima de la niebla del amazonas, orgullosa de sus peleas que la hicieron un ejemplo en el mundo por haber establecido firmemente el derecho al agua como un bien común.

Villa Tunari, Amazonia Bolivia

Sucre, la capital blanca

Sucre, apodada por sus habitantes la capital de de sur américa, es una ciudad que debe ser observada en su totalidad, como Potosí. Dos lugares atraen nuestra atención: la zona universitaria, vivaz y juvenil, y la zona del mercado, colorida y llena de vida.
Bolivia es uno de los países de américa latina donde se hace un mayor uso de bloqueos de carreteras para exigir derechos y obtener audiencia de las autoridades. Por esta misma razón, tenemos que salir de Sucre tomando el único camino no bloqueado al tráfico en dirección de Oruro y Cochabamba con destino final, en un viaje nocturno.

Sucre y chiva boliviana bolivia

Potosí la rica y buen vivir

Un largo camino entre La Paz y Potosí, engaña el mapa: son mas de diez horas en autobús a través del más salvaje altiplano andino de Bolivia. “Soy Potosí, la rica”… Gracias a la mayor mina de plata del mundo, esta ciudad ha experimentado un increíble esplendor colonial, en gran parte todavía visible porque desde cuando el hambre de plata se redujo, el tiempo se detuvo en Potosí. La ciudad es ahora un fósil con un pasado brillante, una joya entre los picos que, por la exagerada altitud del altiplano andino, se reducen a meras colinas, desnudas y coloridas. La gente es amable y con mucho gusto nos inician a los secretos de Potosí: su tranquilidad, sus fiestas, la belleza oculta, los personajes que vivieron ahí y el incontable número de mineros que han dejado sus vidas persiguiendo la riqueza efímera en las entrañas del Cerro Rico, en la guarida del diablo.

A Potosí se aplica muy bien el concepto de vivir bien boliviano, un conjunto de propuestas y recetas casadas por el pueblo boliviano, al menos en palabras, con la visión de asegurar una futuro de consenso y progreso sostenible, en armonía con la madre tierra y el respeto de las especificidades culturales de Bolivia, un país vasto y diverso que se extiende desde los Andes hasta el Amazonas, con una caleidoscópica riqueza de culturas. Uno de los postulados del vivir bien es saber cómo comer bien. En Potosí probamos un plato que resume el concepto, la k’alaphurka: una deliciosa sopa de tomate, pimiento, ají (salsa picante), choclo (maíz tierno), carne y algunas especias, que se cocina en piedra pómez y se sirve en una cazuela de barro. Un plato de grande actualidad debido a su sencilla origen y sus ingredientes locales.

Potosí bolivia

Coroico y camino a los Yungas hacia La Paz

Ultima parte. Dejamos Santa Rosa, un pueblo vicioso de mineros (por fin aprendemos porqué estos lugares pertenecen a la ruta del oro) y volvemos al anillo en cerca de La Paz subendo hasta el lindo pueblo de Coroico. Aquí, la vista abarca las cumbres de los Andes, los Yungas y la cuenca del Amazonas. La vista es impresionante.

Finalmente tomamos la última y agitada ascensión a La Paz por el camino a los Yungas (más conocido como el camino de la muerte), la carretera más peligrosa del mundo . El pequeño autobús cojea en las empinadas laderas, las muchas intersecciones con otros carros nos obligan a maniobras milimétricas sobre el abismo, envueltos en una niebla oscura. Los presagios no son los mejores, pero en la tarde llegamos a La Paz, con una gran cantidad de recuerdos y experiencias inolvidables.

Camino a los Yungas bolivia

Camino del oro, Incachaca y Santa Rosa

Segunda parte. Nuestro increíble viaje continúa desde Consata y el ambiente que nos rodea se vuelve más y más amable con nosotros. Hemos construido una amistad que puede derribar el muro de la diversidad y desconfianza. Admirando la belleza salvaje de los Yungas, hemos recibido algunas lecciones de quechua y aymara (Inti y Lupi por la palabra sol), las lenguas habladas por la población indígena. Nos centramos en los conceptos esenciales, como los amigos, la familia, el bosque, las montañas, el cielo, el sol y la luna.
En el medio de la noche, después de dar los saludos a nuestros amigos de Consata, encontramos un pasaje a Incachca, por el camino del oro en dirección de Santa Rosa. Un sendero lleno de baches lleva en el corazón de la selva a través de un paisaje nocturno de encanto incomparable. La foresta está animada por los sonidos de miles de seres vivos, que respiran, cantan y bailan al unísono. Percibimos toda la inmensa energía de la Pachamama. Con nuestros compañeros de viaje llegamos a Incachaca en la noche, donde acampamos bajo las estrellas, pero estamos tan emocionados que no podemos dormir. La selva nos muestra el enfoque de la madrugada con un creciendo de músicas. Llegamos a Santa Rosa.

Consata y Incachaca bolivia

Sorata hacia la ruta del oro

Parte primera. Desde La Paz el pequeño y abarrotado autobús sube y sale lentamente hacia Sorata, acogedor complejo situado en las faldas del Cerro Ancohuma (Janq’u Uma en aymara). De esta meseta comienza un descenso furioso a los Yungas, la zona de transición entre las tierras altas y la cuenca del Amazonas. La niebla envuelve este mundo encantado y a veces tenebroso, donde abismos repentinos abren en valles sin fondo.

El pueblo de Consata se esconde precisamente en uno de estos valles, donde queda el río del mismo nombre. El pueblo nos recibió con gran hospitalidad y una delegación de jóvenes y adultos nos acompañó para una excursión agradable e interesante a lo largo del río. Aquí comienza òa parte más intrigante y complicada de nuestro camino hacia el descubrimiento de la Bolivia desconocida.

Consata, amazonia bolivia

La Paz de Bolivia

La Paz se muestra como una metrópolis latinoamericana, en salsa boliviana. Enclavada entre imponentes cumbres andinas, la ciudad está luchando en pendientes pronunciados y los desniveles son memorables por una capital (la más alta del mundo con sus 3.650 metros sobre el nivel del mar), pero con los extremos de 4.100 metros de El Alto y los 3.000 metros de los barrios residenciales de La Paz. El centro de la ciudad está rodeado por la Catedral y el Palacio de Gobierno, o el Palacio Quemado, llamado así por el número de veces que fue quemado por las llamas. Punto de encuentro para los viajeros de todas partes de América Latina, La Paz concentra demasiados extremos sociales: coloridos mercados dan paso a cuartos modernos y luego otra vez a callejuelas olvidadas, donde todavía se practica el trueque y se vive, duerme y come con poco.

Un avión despega, parpadeo de estrellas, nunca tantas, siempre tan cercanas, los pasajeros nocturnos de buses destartalados, sin una meta. Un teleférico que combina los dos mundos. La Paz.

La Paz Bolivia, contrastes del dia

Isla del Sol y Tiwanaku

En la religión de los incas, se creía que el dios del sol nació aquí. Y con razón. La Isla del Sol está hermosamente situada en el lado boliviano del lago Titicaca.

Dejados el Lago Titicaca y la Isla del Sol, en la dirección de La Paz, el sitio unesco de Tiwanaku se encuentra en el medio de los altiplanos andinos, rodeado de un paisaje semi-desértico y dominado por algunas de las más altas y magníficas cumbres andinas (Janq’u Uma, Illampu, Huayna Potosí, Illimani). El sitio es mundialmente famoso por ser el lugar de los discursos de inauguración de Evo Morales, en frente de la puerta del sol y por ser un lugar muy espiritual, que representa la visión de un mundo centrado en la tradición y la huella social matriarcal de los pueblos indígenas.

Ponce stela Tiwanaku