Cochabamba y Villa Tunari

Escuchamos por horas la música que viene de las profundidades de la selva: todo estos cosmos de exuberante vegetación, animales misteriosos y artesanos de la naturaleza respiran al unísono, sin cesar. Al borde de este mundo fabuloso queda Villa Tunari. Cruce entre los andes y la cuenca del amazonas, entre el mundo marrón y el mundo verde. No debe extrañar que en la cultura pan-amazónica el color verde toma tantos matices, que se identifica con muchas diferentes palabras, en las lenguas indígenas. Después del río Chapare, allá donde el progreso caótico lanzó su desafío a la naturaleza, todavía no hay un claro ganador, pero la pérdida de esta gran cantidad de energía, cultura y armonía sería un crimen imperdonable.

Y Cochabamba nos mira con incredulidad, en su eterna primavera por encima de la niebla del amazonas, orgullosa de sus peleas que la hicieron un ejemplo en el mundo por haber establecido firmemente el derecho al agua como un bien común.

Villa Tunari, Amazonia Bolivia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *