Cita con Buenos Aires

Qué vista Buenos Aires, mi cita con el mito! El primer impacto es positivo, pero solo han pasado unas horas y me digo que tengo que comer algo y luego dormir…
Buenos Aires es una gran metrópolis, pero el corazón es tan duro como suave. La casa rosada es una metáfora apropiada. Se parece notablemente a París, con sus majestuosos monumentos, las interminables avenidas, los parques en los que es muy fácil perderse, pero lastrado por mil sufrimientos… En Buenos Aires no existe el típico contraste entre las exageraciones que se observa en las grandes ciudades de Brasil, entre lo moderno y ancestral, más bien todo parece suspendido en una atmósfera decadente, incluso bohemio. Todo permanece estacionario en el momento en que Buenos Aires era una de las ciudades al centro del mundo.
En Buenos Aires hasta los alimentos huelen de una historia envolvente y aterciopelada, todo recuerda sus raíces italianas. Aquí se camina mucho, y al igual se piensa: me gusta la idea de pasar estos días en suspensión como una nube en el aire a la espera de la llegada de mi momento.

Casa Rosada, Buenos Aires argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *